Sin categoría

Valora todo en la vida

#epilepticosyorgullosos.jpg

Anuncios
Sin categoría

Crisis de Ausencia

Me han preguntado mucho acerca de este tema así que pude investigar y aca les dejo un Articulo bastante completo por favor compartanlo, y aporten su experiencia

Alteración temporal de la función cerebral, ocasionada por una actividad eléctrica anormal en el cerebro y caracterizada por una pérdida abrupta de poca duración en la actividad consciente (“ausencia”) u otro cambio anormal en el comportamiento.

Las ausencias son más comunes en personas menores de 20 años, generalmente en niños entre los 6 y 12 años, y se pueden presentar en combinación con otros tipos de convulsiones.

Las ausencias típicas duran sólo unos pocos segundos, con recuperación total que ocurre rápidamente y sin presencia de confusión persistente.

Estas convulsiones se manifiestan como episodios de mirada fija o “ausencias” durante los cuales se presenta un cese en la actividad o en el discurso del niño.

Es posible que el niño pare de hablar en medio de una frase o que deje de caminar y uno o varios segundos más tarde reanude la actividad y el lenguaje. Si durante uno de estos episodios el niño está de pie o caminando, rara vez se cae.

Los “episodios” pueden ser poco o muy frecuentes, puede ocurrir que los episodios se repitan varias veces en un corto periodo de tiempo. Hasta cientos de convulsiones se pueden presentar en un solo día y pueden presentarse durante semanas o meses antes de ser detectados.

Estas convulsiones pueden interferir con el desempeño escolar y el aprendizaje, y los profesores pueden llegar a interpretarlas como una falta de atención u otro tipo de mala conducta. Usualmente, no se encuentra ninguna causa para las ausencias típicas, ni se detectan trastornos neurológicos o de otro tipo.

Las causas pueden ser no ser identificables o se pueden identificar como anomalías cerebrales congénitas, complicaciones de enfermedad hepática o nefropatía o lesiones cerebrales ocasionadas por traumatismo o complicaciones en el momento del nacimiento.

En algunas ocasiones, los antecedentes familiares de convulsiones indican un tipo hereditario de esta afección. Los signos y síntomas pueden incluir:

  • Cambios en la actividad muscular.
  • Ausencia de movimiento.
  • Torpeza con las manos.
  • Temblor de los párpados.
  • Chasquido de labios.
  • Masticación.
  • Cambios en el estado de conciencia.
  • Episodios de mirada fija (involuntarios)
  • Falta de conciencia respecto del espacio circundante.
  • Interrupción repentina de la actividad consciente (movimiento, discurso, etc.)
  • Recuperación completa del estado de conciencia, sin confusión.
  • Inicio abrupto de las convulsiones, que a veces suelen durar sólo unos segundos.
  • No hay recuerdo de la convulsión.

Gerald M. Fenich. Neurología pediátrica clínica: Un enfoque por signos y síntomas. 5ª ed. Elsevier, 2006.