Sin categoría

Momentos

En este post quise escribir sobre la experiencia que viví recientemente y ante todo quiero agradecer a una excelente amiga, por estar conmigo en ese momento y no dejarme sola, agradecerle la atención a los bomberos de la Universidad de los Andes, agradecerle a mi profesor y a mis compañeros de clases quienes han estado muy pendientes.

Quiero agradecerles por escucharme, por haber leído lo que debían y no debían hacer ante una crisis convulsiva. espero que las futuras charlas que estaré dando en la universidad sean de mucha ayuda.

agradecerles a muchos otros que al igual que yo tienen esta condición y me cuentan su historia 🙂

Pase por lo que yo llamo un “bajón”, el día martes 19 de enero,  tuve una crisis convulsiva muy fuerte, en mi universidad (Universidad de los Andes), primera vez que me sucedía en la facultad (FACES). Rápidamente llegaron los bomberos de la universidad, me trasladaron al CAMIULA, luego me trasladaron al hospital, a la final reaccione bien, gracias a Dios.

Esto sucedió debido a que ya tengo tiempo sin tomar mi tratamiento, en el tiempo que tengo sin tomar tratamiento ya van 3 crisis convulsivas. Se preguntaran  ¿Por que no estoy tomando mi tratamiento? En mi país VENEZUELA existe una fuerte CRISIS realmente con todo (inseguridad, salud, política, etc), y muchos medicamentos NO se encuentran, no solamente fallan nuestros medicamentos, también los medicamentos oncologícos, para la diabetes, tensión, anticonceptivos, entre muchos otros mas.

Me han cambiado el medicamento en varias oportunidades pero me sucede dos cosas, reacciono mal al medicamento o no se encuentra, esta es la triste realidad de la mayoría de los venezolanos, estos son tratamientos que no pueden faltar, comprarlos en el extranjero sale muy costoso, lo mas triste es que ni siquiera en los centros de salud pública se encuentra anti-convulsivos, en el camiula no tenia EPAMIN, en el hospital universitario de Mérida tampoco lo tenían en ese momento, situación que se vuelve bastante frustrante, me dieron de alta, y asistí a una neuróloga muy recomendada en el estado Mérida la DRA JUANA RONDON quien me receto un medicamento que llaman de rescate y otro anti-convulsivo para ver como reacciono y ver si se encuentra el medicamento.

Sentí mucha frustración, volver a sentirme un poco mal no es nada agradable, sentí ese “bajón” , me sentí muy deprimida, pero me levante porque si me quedo en ese estado no va mejorar mi situación, estos son pequeños tropiezos, son retos donde debemos levantarnos y mantener el animo aunque parezca difícil, me encuentro esperanzada a que todo se solucione lo mas pronto posible, siento que nunca debemos perder la FE.

He hablado con muchas personas que tienen epilepsia en VENEZUELA y muchos se encuentran en la misma situación que yo, todos esperamos con mucha FE que todo mejore pronto. Es importante mantener el ánimo, recordar que el estilo de vida que tengamos va a influir mucho, tengamos una mente positiva, y si necesitamos desahogarnos, háganlo no lo duden.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s